Como humanos, no hay nada que nos pueda más, que una historia incompleta.

Aunque sea de una simple piedra.

Ahora imagina…

Que en vez de una piedra,  analizamos a los clientes ideales para Distribuciones Batoy y armamos un mensaje que llame su atención como un cactus en un pinar.

Y que luego rematamos la jugada con una oferta irresistible, como esta:

Ojo a la Piedra:

Al mediodía del día 15, cuando el Sol se alce majestuoso, llegaré a vuestras instalaciones y ya habré hecho mi discurso.

Y lo mejor de todo, es que no tendré ni que contarlo.

Y que puedo hacerlo para ti, para vosotros. Para Batoy.

Con tiempo y esfuerzo, todo esto se puede:

Aquí vendría un teléfono o un formulario de contacto, para el cliente al que hayamos pillado "calentito".

Y si no, podríamos hacerle una oferta final irresistible que nos permitiera re-impactarlo muchas veces con un coste bajo

...como una campaña de remarketing u ofreciéndole un gancho por email, por ejemplo.

Si el lector llega hasta aquí, está buscando algo más, dudando, necesita encontrar una luz que lo ilumine o una oscuridad que le cierre el camino.

Podemos rebajar su nivel de ansiedad mostrándole que otros ya han confíado en nosotros, por ejemplo:

Las posibilidades son infinitas. Ahora me toca a mi preguntar...

¿Qué tenemos que conseguir para Batoy para facturaros 60.000€ al año?

El Lunes lo hablamos y espero que lleguemos a un acuerdo y si no, tan amigos.